3 maneras de prevenir una sobrecarga eléctrica

Una sobrecarga o sobretensión eléctrica es relativamente común en muchos hogares o espacios industriales con muchos dispositivos eléctricos conectados a una fuente única. La sobrecarga eléctrica consiste en el aumento de la tensión eléctrica por encima de los valores máximos permitidos en un circuito.

Una vez que ocurre una sobretensión eléctrica, los daños son significativos pues pueden dañar en totalidad el dispositivo eléctrico, u ocasionar incendios peligrosos a causa de los cortocircuitos. En un hogar pueden dañar cualquier electrodoméstico, pero a nivel más industrial puede ocasionar perdidas millonarias en dispositivos electrónicos.

Como sus consecuencias son graves, la mejor manera de defendernos ante ellos es adquirir e instalar protectores para los dispositivos que tenemos dependiendo del sistema eléctrico. Las sobrecargas eléctricas suelen tener dos causas muy comunes: las condiciones climáticas desfavorables, en especial los relámpagos, y los aumentos inesperados de voltaje en circuitos eléctricos.

Protector de sobrecargas transitivas

Muchas veces hay dispositivos eléctricos que pueden detonar aumentos de voltaje transitorios o momentáneos, como lavadoras, televisores o computadoras, para los cuales necesitamos un protector de sobrecargas transitivas que mantenga a raya el voltaje superavitario.

Protector de sobrecargas consolidadas

A diferencia de la creencia popular, los varistores distan mucho de ser útiles al momento de sufrir aumentos de voltaje permanente; en realidad la opción más viable seria utilizarlos exclusivamente para que disparen el switch al momento de subir el voltaje, de forma que la circulación de electricidad se mantenga a una mínima potencia, y se nulifique una vez que el switch sea apagado.

Protector para sobrecargas duales

Como su nombre indica, estos protectores vienen específicamente diseñados para garantizar seguridad en cualquier escenario de sobrecarga, es decir, sea transitivo o asentado de manera permanente. Su instalación es algo complicada, por lo cual es casi imperativo que un experto de la electricidad sea el autor de la misma, pues sus componentes no vienen dispuestos para ser manipulados por cualquier persona.

No es recomendable instalar cualquier protector dual que pueda ser de dudosa procedencia, pues es un artefacto sumamente delicado destinado a garantizar la integridad física de uno o más dispositivos electrónicos seguramente bastante costosos. A la luz de esto, solo deben adquirirse protectores duales que tengan garantía y certificación por una marca reconocida.